Saltar al contenido
Ciencias Sociales

Cúpula de la Catedral de Florencia

En el s. XIV se había levantado la catedral gótica, pero le faltaba la cúpula de 42 m. de diámetro que debía cubrir el espacio de las tres naves. Brunelleschi la construirá inspirándose en modelos medievales y romanos. Un tambor octogonal soporta la cúpula dividida por ocho sólidas vigas y una linterna en su cima. La cúpula tiene doble cascarón: en el interior, un armazón de mampostería, semiesférico, y otro exterior, de losas, parabólico, y entre ellos un complejo entramado de vigas más pequeñas, y acoplan los contrafuertes horizontales que unen las vigas principales. Para su construcción, Brunelleschi no utilizó el sistema de cimbras, sino un ligero castillo de madera para que pudieran trabajar los operarios. Exteriormente, la cúpula está formada por ocho paños de color rojo unidos por nervios blancos que convergen en el óculo superior, rematado por la linterna, estructura verdaderamente renacentista. Pequeño templete con pilastras corintias y contrarrestado por un sistema de arcos. Apoyó sus volúmenes, espacios y superficies circundantes en una simple y proporcional relación de módulos básicos utilizando mármoles blancos y de color para llevar a cabo su sistema renacentista de rectángulos y círculos. La bola que remata la linterna actúa como punto de fuga de todas las líneas. Esta solución técnica se mantendrá hasta el s. XIX.