Saltar al contenido
Ciencias Sociales

Iglesia de San Lorenzo de Florencia

La basílica de San Lorenzo es una iglesia italiana de culto católico ubicada en la ciudad de Florencia, en la plaza de San Lorenzo. Su construcción fue encargada por Cosme de Médici al arquitecto Filippo Brunelleschi, quien trabajó en su construcción desde 1422 hasta 1446. La dirección de los trabajos pasó entonces a manos de Michelozzo y, en 1457, a las de Antonio Manetti. En su interior destacan la sacristía vieja, diseñada por el propio Brunelleschi, y la sacristía nueva, obra de Miguel Ángel.

La Sagrestia Nuova (“Sacristía Nueva”), a la derecha del altar mayor (a la izquierda se encuentra la Sagrestia Vecchia -“Sacristía Vieja”-)1​ fue diseñada por Miguel Ángel, y contiene un programa escultórico de gran importancia, data de 1521-1534 (completándose hacia 1550). La Capella dei Principi (“Capilla de los Príncipes”), detrás del altar mayor, está totalmente cubierta con un revestimiento de mármol coloreado incrustado con pietra dura, data del siglo XVII.

Iniciada en 1421 y patrocinada por la familia Médici, se inspira en las primitivas basílicas paleocristianas. En ella cambia el concepto espacial, ya no es espacio camino medieval, sino que tiende a la igualación ambiental, de manera que la vista se expanda a lo largo y a lo ancho.

Es una basílica de tres naves separadas por arquería de vanos de medio punto, sostenidos por columnas corintias sin estrías, sobre los capiteles colocan cubos con el entablamento, que en la nave central soportan un muro liso con vanos de medio punto de cristal claro que iluminan directamente. La nave central se cubre con techo plano con artesonado con casetones decorados con rosetones dorados y al fondo se levanta el gran arco de triunfo. Las naves laterales se cubren con bóvedas de pechinas o baídas (vaídas) y tienen el paramento (muro), de pilastras que flanquean la entrada a las capillas y sobre el arco de entrada se sitúan pequeños óculos que iluminan las naves laterales. El suelo tiene grandes bandas oscuras, graduando así no sólo el retroceso en perspectiva, sino también las proporciones entre la anchura de los vanos, la altura de las columnas y la de los arcos. Todo es medida, proporción, razón, armonía, acentuadas por la utilización de la pietra serena o piedra gris florentina, para las columnas, entablamentos, arcos, marcos de las ventanas y otros accesorios, contrarrestando con el yeso blanco. En un lateral de la cabecera construyó la Sacristía o capilla de la familia Médici, es un espacio cuadrado cubierto por una cúpula sobre pechinas.